Consejos


    A continuación presentaremos algunos consejos bíblicos que juntamente con la ejecución de  los pasos de restauración (que se encuentran en la parte final) cambiarán su vida. La palabra, la oración y la acción juntas siempre producen grandes milagros. Dios lo bendiga.


El abandono o la indiferencia de los padres dejan grandes carencias emocionales que el ser humano tratará toda su vida de llenar con diversas personas, cosas o logros.

Soluciones:

1. Hay un soporte emocional que los padres deben dar: afecto, aceptación, seguridad, valor, protección, etc. Cuando esto no se recibe vamos por la vida buscando llenar nuestros vacíos y es allí donde experimentamos mucho dolor, pues en la mayoría de casos nos aferramos a personas que nos causan mucho dolor y a pesar de ello no podemos dejarlos, si se termina la relación peor aún o acabamos con su vida o con la nuestra.  Esto no debe ser así no fuimos creados para que nuestro bienestar este sujeto a lo que da otra persona, no fuimos creados para ir mendigando soporte emocional en personas imperfectas que jamás llenaran totalmente nuestras necesidades. Sólo Dios es la fuente de amor perfecto y duradero. Sólo el provee de plena paz, seguridad, amor, protección, valor, propósito y para que esto suceda él necesita que le abras al corazón como lo haces con un amigo, cuéntale sobre tus inquietudes y cargas, y a la vez recibe de su amor y orientaciones mediante su palabra, así de sencillo. Si haces esto diariamente tu amistad se fortalecerá y poco a poco su amor, paz, gozo irán mermando todas tus inseguridades y llenando todos tus vacíos.

2. Como ya vamos comprendiendo la carencia afectiva que dejaron nuestros padres solo puede ser saciada por otro padre, uno que siempre estará a nuestro lado, él nos dice: aunque padre y madre nos abandonaran el estará con nosotros. No desperdiciemos nuestra vida buscando personas o escapismos como el alcohol, drogas o placeres, busquemos a nuestro padre celestial.

3. Muchas personas viven pensando que serán felices encontrando ese padre, y mientras es no sucede se sienten incompletos. No necesitamos de alguien que nos complete, estamos completos como personas. En la vida vendrán cosas que sumaran o restarán, logros, premios, duelos, pérdidas con todo siempre estaremos con Dios y con él sobre y basta para seguir adelante en medio de la abundancia o la carencia, como lo dijo Pablo: sé vivir en abundancia así como también en la escasez, PORQUE TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE.

4. Ponle un stop a todo pensamiento negativo de desesperanza, soledad, desánimo, como: "esta situación es insuperable" "no hay salida" etc. En lugar de ello llénate de pensamientos positivos, puedes ayudarte con promesas de la Biblia, música cristiana, charlas, prédicas, etc.
 
5. Por otro lado nos llena un gran resentimiento y rencor, que no nos deja en paz, por eso la mejor medicina es perdonar. Es muy duro pero es eficaz. Dale tu carga a Dios y pide que el obre en tu corazón.

6. Busca ayuda profesional y por supuesto la ayuda de Dios, quien te sanará y te dará el soporte emocional que necesitas.

 
 
Testimonio de  Silvia - Programa “Vida Dura”